Primera salida en 1957.

Quién contempla a la Hermandad el Martes Santo, lo primero que le llama la atención es su imagen; una imagen propia de Cofradía antigua, una imagen que ha evocado en conferenciantes, comentaristas y pregoneros de nuestra Semana Santa, el medioevo español, sin embargo, nada más lejos de la realidad, y es que la Hermandad del Santísimo Cristo de la Humildad y María Santísima Madre de Dios es una de las más jóvenes de nuestra ciudad.

La primera referencia documental que existe de la Hermandad data del año 1954, en que unos conocidos cofrades giennenses, a cuyo frente se encontraba D. Juan María Cobo Vera, se propusieron fundar una Cofradía de Silencio al estilo de las ya existentes en otros lugares del país.

La Junta Constituyente se celebró el 15 de marzo de 1955 en la, por entonces, Iglesia de San Clemente, actualmente Convento de clausura de la Congregación de Esclavas del Santísimo Sacramento y de la Inmaculada, siendo sus primeros Estatutos aprobados el 18 de abril por el Obispo de la Diócesis Excmo. y Rvdmo. Sr. Dr. D. Félix Romero Mengíbar.

Aunque fundada, hubo de esperar dos años para hacer la primera Estación de Penitencia. Ello fue debido al lamentable estado de conservación en que se encontraba la imagen elegida como titular de la Hermandad, el conocido como Cristo de la Misericordia que se encontraba en la anteriormente mencionada Iglesia de San Clemente.

Finalizada la restauración llevada a cabo por D. Constantino Unguetti Alamo, en la Cuaresma del año 1957 se trasladó la imagen a su actual ubicación en la Iglesia de Cristo Rey. El primer culto que recibió por la Hermandad fue un Triduo durante los días 11, 12 y 13 de abril, y posteriormente, hizo su primera salida procesional en la noche del Miércoles Santo, 17 de abril.

Estación de Penitencia 1981.

La imagen de la Hermandad fue impactante ya que se apartaba radicalmente de las formas y maneras de procesionar de la época: un duro hábito de estameña marrón, la ausencia del capirote bajo el caperuz, las esparteñas sin calcetines, los cíngulos de esparto, la unión de todos los hermanos, los faroles, el sonido de un tambor, el apagado de luces, el silencio…, pero no sólo era distinta en la calle sino también en algunas de sus normas internas, donde cabe destacar que sólo podían pertenecer a ella varones mayores de dieciocho años, así como la existencia de un número limitado de Hermanos.

Durante años, la Hermandad con su imagen tan penitente como humilde ha estado dando, en la calle, una preciosa lección catequética de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo.

Nunca ha sido una Hermandad multitudinaria, por lo que la crisis que durante los años setenta invadió el mundo cofrade giennense, la situó al borde mismo de la desaparición, la cual no llegó a producirse debido, muy especialmente, a la labor y empeño del por entonces secretario D. Bartolomé Cerezo Cerezo, actualmente el único Hermano Mayor Honorario que tiene la Hermandad.

A partir de los años ochenta, y gracias al impulso de la juventud que se acercó a la Hermandad, fue recuperándose, produciéndose al mismo tiempo una serie de cambios motivados por la aprobación de un nuevo Estatuto el 16 de octubre de 1986.

Cartel de Cincuentenario de la salida procesional. 1957-2007.

Entre otros, habría que destacar que la prohibición de que las mujeres pertenecieran a la Hermandad desapareció (si bien hacía varios años que esa norma no era respetada), también desapareció el número limitado de Hermanos, se recuperó como culto principal el Triduo. Igualmente se fundó el Boletín “Humildad y Silencio” en 1989; se instituyó en 1993 el “Voto de Silencio”, así como en 1995, la Fiesta anual en Honor del Santísimo Cristo el 14 de septiembre. El 24 de enero de 1992 la Hermandad fue madrina de bendición de María Santísima de la Paz de la Hermandad de la Borriquilla. El 19 de febrero de 2006 la Hermandad apadrinó la bendición de la imagen del Apóstol Santiago el Mayor de la Hermandad Sacramental de la Santa Cena.

Desde la aparición de la Ley de la interrupción voluntaria del embarazo en el año 2009 el guion porta en su remate un lazo blanco, muestra de la postura de la Hermandad en contra de dicha ley y en defensa de la vida desde su concepción hasta su término natural.

El 27 de enero de 2010, el obispo de la diócesis Excmo. y Rvdmo. Sr. Dr. D. Ramón del Hoyo López, ratificó los nuevos estatutos aprobados por los Hermanos el 18 de diciembre anterior, según los cuales la Hermandad adquiría el actual título y un nuevo escudo, Hermandad de Penitencia y Cofradía de Nazarenos de Silencio del Santísimo Cristo de la Humildad y María Santísima Madre de Dios.

En 2011, la Hermandad instaura uno de los actos más solemnes e íntimos de cuantos preceden al Martes Santo, el Retranqueo de nuestro Santísimo Cristo de la Humildad a su paso procesional. La tarde del Sábado de Pasión nuestro Cristo permanece expuesto en devoto y solemne besapié como preludio del inicio de la Semana Santa que se inicia esa víspera de Domingo de Ramos en la que conmemoramos la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo con la lectura de la Pasión. Una vez finalizada la Sagrada Eucaristía, izamos a nuestro Crucificado hasta su paso procesional, desde donde procedemos a rezarle las Cinco Llagas en recuerdo de, como decía Santa Teresa de Jesús (Vida, 9, 1.), «lo que pasó por nosotros. Agradeciéndole aquellas llagas y suplicándole fortaleza» para no ofender su sacrificio y en recuerdo del sufrimiento que también soportó María Santísima Madre de Dios.

Besamanos posterior a la bendición de María Stma. Madre de Dios en noviembre de 2013.

El año 2013, Año de la Fe, fue un año especial en nuestra Hermandad, en el mes de enero se recibió autorización episcopal para la realización de la imagen de María Santísima Madre de Dios, que realizaría el imaginero D. Israel Cornejo Sánchez. En el mes de junio, concretamente el día 15, se celebró en la ciudad la Fides Sancti Regni, participando la Hermandad con la imagen del Santísimo Cristo de la Humildad. Al ser esta una celebración extraordinaria de la Fe, el cortejo estuvo acompañado por los sones de la «Banda de Cornetas y Tambores “Monte Calvario”» de Martos, que interpretó marchas clásicas como Amor de Madre, Silencio Blanco, Medea, Cristo del Amor o Requiem, interpretada en recuerdo de los Hermanos difuntos.

Finalmente, el 9 de noviembre, fue bendecida la imagen en la Iglesia de Cristo Rey, siendo apadrinada por la Ilustre Hermandad del Santísimo Sacramento y Cofradía de Nazarenos de Jesús del Perdón, Cristo del Amor en su Prendimiento, María Santísima de la Esperanza, San Pedro y San Juan Apóstoles, cofradía hermana con la que compartimos sede canónica; la Congregación de Hermanas Misioneras de Acción Parroquial, que también tiene su sede en la parroquia de Cristo Rey; la Congregación de Esclavas del Santísimo Sacramento y de la Inmaculada, que se encuentran establecidas en la sede fundacional de la Hermandad; y la Cofradía de la Limpia Concepción de Nuestra Señora y Santa Capilla de San Andrés, primera institución mariana de la Ciudad de Jaén.

El Martes Santo de 2014 le fue impuesto a María Santísima Madre de Dios el fajín de general por parte del Excmo. Sr. D. José Fernández Ortega, General de Brigada de la Guardia Civil, giennense y devoto de nuestra Sagrada Titular. Al año siguiente, el 21 de noviembre de 2015, la Hermandad apadrinó, junto a la Hermandad de la Clemencia, la bendición de la talla de San Pedro de la Hermandad del Divino Maestro.

El 4 de junio de 2016, Año Jubilar de la Misericordia, la Hermandad aprobó en Asamblea General Extraordinaria el proyecto de paso de palio para María Santísima Madre de Dios. Un proyecto de Hermandad que se realizará (D.M.) durante los años venideros. El proyecto se fundamenta en un boceto realizado por D. Jesús Rosado Borja y D. Rafael de Rueda Berruezo.

Por último hay que reseñar que la Hermandad ha sabido adaptarse perfectamente a las exigencias cristianas que la propia Iglesia ha solicitado del movimiento cofrade, así como a la evolución que ha experimentado la manera de procesionar en la época actual, si bien no ha perdido esa particularísima personalidad que transmite en las calles de nuestra ciudad.